13 mar. 2011

El neocaifanismo: Zoé y Porter

Ahora que se junta Caifanes, por razones sospechosas para algunos y milagrosas para otros, el incierto furor por el reencuentro me deja un sabor agridulce en la boca. Celebro que Caifanes se junte, pero no sabré que tan buena idea fue hasta verlos tocar. Por otro lado la nostalgia que despierta el reencuentro hará pensar a muchos que el rock mexicano de los últimos diez años no superó al de los noventas; cosa por demás discutible.

Por supuesto es ingenuo creer que una época fue mejor que otra sin matices, sin contexto. Para empezar la industria musical tuvo cambios que no permiten comparar una década con la siguente. Antes para que un grupo adquiriera cierto éxito tenía que estar, casi forzosamente, firmado por una disquera. Durante la década pasada no sólo no había que estar cobijados (o explotados, según sea el caso) por una disquera transnacional, sino que no hacía falta tener una disquera. Vaya, no era necesario editar un disco para tener público. El internet cambió casi todo; lo único que no pudo fue cambiar nuestra concepción de lo que debía ser el rock nacional. Cuando más, se combinaron variantes de lo que se pensaba debía hacer un gurpo mexicano: unos cantaron en inglés creyendo que así se sumarían, inmendiatamente, al ámbito internacional, y lo único que lograron fue volver a los primeros tiempos del rock en México, que empezó, irónicamente, cantando en otro idioma; otros le entraron sin tapujos al "indie" y a lo más lograron hacer pasar frente al público canciones de José José (cursis, romanticonas, dolidonas, lelas a veces) por evolucionadas creaciones de vanguardia; otros, tal vez sin quererlo, se convirtieron en versiones remasterizadas de lo que ocurrió en los noventas: Zoé y Porter son los más curiosos y conocidos casos de esta variante estremecedora.

Habría que agregar que al menos tuvieron estos dos grupos la delicadeza de no creer que si no había jaranas y mariachi no era "mexicano". No creyeron en lo mexicano como un estilo unívoco sino en una marca de origen modificable. Su forma de hacer rock en México fue crear el neocaifanismo. Como si hubieran recuperado una tradición que aún no existía, Zoé y Porter tomaron rasgos representativos de Caifanes y casi de milagro les llegó mucho de lo que todo grupo de rock espera.

Una posible explicación es que de alguna forma la última generación de escuchas deseaban encontrar un nuevo hito, un nuevo Caifanes y lo encontraron mínimamente en lo que más se le parecía. A veces algunos se preguntan ¿cómo un gurpo tan feo como Porter pudo tener ese éxito? Y lo increible no es que ellos tuvieran éxito, sino que nadie hubiera hecho eso un poco antes. Ahora parece tan obvio, tan fácil (aunque pueda no serlo): toma un poco de las letras "semipoéticas", agrega una voz agudísima, consigue un estilo que aspire a sonar inglés, escribe sobre temas amorosos (mejor aún si usas el tópico de amor como enfermedad) y ¡milagro!: suenas en la radio, tu Myspace se llena de amigos y hasta tocas en el Vive Latino.

Más allá de la mucha o poca calidad de Zoé o Porter, lo interesante es que algo que se nos vendió como novedad no era sino una recuperación de ciertas características que definieron a Caifanes y que tuvieron una aceptación formidable. Una conclusión posible es que el gusto mexicano no ha variado mucho en lo últimos años. Esto puede ser una arma de doble filo: puede dar la impresión de que se está desarrollando una suerte de tradición o estilo autóctono (lo cual no creo que sea cierto), pero también puede fosilizar al rock mexicano. Lo verdaderamente impresionante es que con una fórmula parecida se hayan obtenido resultados aceptables. Tal vez el gusto del público mexicano sea predecible.

"Espiral" de Porter me llamó siempre me pareció una reversión secreta de Caifanes. El vocalista en el video incluso se parece al Saúl Hernández de la primera época de Caifanes; es decir un Robert Smith región 4. Qué decir de las letras: "Y estoy cayendo por una espiral/ahora sí, ya te mandé a clonar"; un Saúl bioquímico. Qué decir de los falsetes indiscriminados y de esa voz ligerita ligerita.

En cuanto a Zoé, "No me destruyas" tiene una letras que bien pudo haber escrito un Saúl Hernández modernizado: El coro "Ya no afiles las navajas/ya no me haces daño cuando me las clavas" es casi un fusil de "Clávame mejor los dientes" de Jaguares. Por otro lado, vale la pena agregar que Zoé en su disco Reptilectric recupera ampliamente los tópicos prehispánicos que Caifanes uso gran parte de su carrera y que se recrudecieron en Jaguares. Desde el nombre, "Reptilectric", una suerte de Quetzalcóatl extraterrestre, Zoé sacó del baúl muchos de los motivos que marcaron a Caifanes. A favor de Zoé, debo aceptar que "Reptilectric" me suena menos rancio. De alguna forma prefiero más, aunque sea un tanto chairo, conceptualzar a Quetzalcóatl como un superhéroe con cabeza de búho que a toda la tradición prehipánica posible como un ente inmóvil, estéril que proyecta más un indigenísmo trasnochado que un franco homenaje.

Ahora bien, el detalle más sorprendente de esta historia es que tanto los grupos neocaifánicos como los promotores en medios de los mismos cojean del mismo pie: dan la impresión de que creen que lo que hacen o promocionan es lo más novedoso del rock en México. Más de una vez escuché alegres alabanzas que tildaban a Porter de renovadores del rock mexicano. A lo mucho fueron recuperadores, actualizadores, si se quiere. Pero muchos lo creyeron. No juzgo como bueno o malo el papel de estos grupos. Incluso diría que tienen (pocas, pero tienen) canciones rescatables, incluso una o dos excelentes. El hecho es que cuando muchos chicos de prepa en algún Vive Latino se regodeaban en su gusto por lo más nuevo que México hacía, en realidad miraban hacia atrás, hacia el éxito masivo de un grupo que no alcanzaron a ver y que conocieron a través de la leyenda. Zoé y Porter fueron, la década pasada, una nostalgia inconsciente.






6 comentarios:

Eliud C. Delgado dijo...

Coincido en muchos puntos, aunque difiero de otros.

Se podrían agregar otros elementos al neocaifanismo de ambas bandas: el nombre con referencia prehispánica del único disco de Porter, la preocupación de Zoé de trabajar sus discos con productores extranjeros, etc.

De alguna manera México no es el único lugar donde una banda o dos se vuelven un referente y todas las demás intentan emularlos por décadas. En Inglaterra sucede a un extremo absurdo, aunque es más cuestión de la prensa especializada que de las propias bandas (excepto las de los hermanos Gallagher). Sobra decir, y resultaría injusta la comparación, que el modelo a seguir allá son los Beatles. El punto es que no es un fenómeno exclusivo de la escena (o el intento de) del rock mexicano, simplemente no se ha asimilado de la mejor manera.

Paul Medrano dijo...

Algo de culpa la tiene el Internet, pero creo que todo se reduce a un público mexicano que no es exigente. Que pese a predicar rebeldía y gustos exquisitos, les sigue fascinando consumir lo que sale en la tele. Así pasó con Caifanes y su negra tomasa en Siempre en domingo. Así pasa con Zoé en algunos programas mamertos.

Para mí ambos grupos representan el bache musical, la mancha que impide (impidió) ver mas allá de la farandulilla roquera. Caifanes nos dejó el Saulismo: una horda de fans que se asumía roqueros y no aceptaban nada más que Caifanes (cuyas letras, creyeron que era poesía, ¡por favor!). Zoé es peor: sus letras de mariguano fresa, su fusil del estilo Soda Stereo y sus huestes que los defienden como los revolucionadores de la música. Que no mamen.

En los 90, sin Internet y sin mucha posibilidad de acceder a música de forma masiva, la gente se clavó en Caifanes y se perdieron de Santa Sabina, de La Barranca y de Real de 14. Ahora, con toda la música por escuchar (de ahora y de antes), la gente se clava en Zoé y esas mierdas. Corrijo, la culpa no es del indio, sino de nosotros que los hacemos compadres.
Saludos

Yorick Perôrt dijo...

Bueno, bueno, tranquilicémonos todos que no es para tanto. La música es para quién desee escucharla, quién no lo desee pues que le cambie de estación, que no compre el disco o simplemente que se tape los oídos, con todo el respeto.

Definitivamente coincido con la postura del neocaifanismo (ja ja que chido término, lo usaré en algún post) y la retrospección musical de los grupos de la década que recién feneció. Pero bueno, Caifanes marcó toda una generación por las circunstancias en que se desarrolló y la situación musical prevaleciente del pop. Efectivamente mucha gente se perdió de la música de la Santa (descansa en paz mi queridísima Rita), pero afortunadamente no todos lo hicimos y esa voz soprano nos embelesó todo el tiempo que quisimos, hasta el último aliento, hasta decir basta.

Que complicado es hablar de música, con tantos géneros, tantos gustos y tantas susceptibilidades heridas. Viva la diversidad!!

PdroRoMo dijo...

Un comentario personal, concuerdo mucho contigo, a mi parecer, en la decada pasada estas dos bandas fueron las únicas que lograron plasmar un sonido diferente a las demás, digo tienen una inlfuencia grande con Caifanes, pero ambas lograron encontrar "su sonido".

Anónimo dijo...

En primera nada es realmente nuevo hay muy pocas cosas que son novedosas y para empezar los integrantes de porter nunca se han jactado de realizar algo nuevo, por que estan conscientes que ahora en estos tiempos es muy dificil decir que algo es nuevo, ya todo son mesclaz de corrientes del pasado, no creo que las bandas se basen conscientemente en un neocaifanismo, creo que muchas bandas tienen la influencia de caifanes pero mas que nada tienen influencia de radiohead y caifanes no es el unico grupo en el mundo que cante depresivamente lloriquiando, no diolatren tanto a caifanes que en cierto modo tambien al principio intento emular a the cure asi que si algo han aprendido es que hasta los grandes como beatles soda stereo tuvieron influencias marcadas antes de encontrar su propio sonido....

Raicesdeljaguar dijo...

carmxzb23@hotmail.com

Creo que Caifanes es un antes y despues me gusta ese termino de neocaifanismo pero creo que ZOE es una gran banda que pasa a las dificultadas llevo de regreso al rock al sitio que se merece en la escena yo prefiero ver en las prepas ese rock fresa que verlos escuchar un disco de pop.... creo que leon arregui y saul hernandez son dos cosas my diferentes mi generacion eta marcada por leon creo que el tiene la idea fresca de lo cosmico y saul del prehispanismo ,,,,,ademas saul en el primer disco de esta banda colobora por que sabe que el rock mexicano simplemente esta evolucionando y yo pienso q si es cierto zoe se ha dejado llevado por lo comercial pero si regresara a sus principios quizas algun dia podria llegar a ser la segunda leyenda del rock mexicano ...ademas de zoe,,porter,,,, hay propuestas buenas como lo son enjambre , division minuscula,,,,,,,,,señores caifanes es caifanes
.....cepc