28 abr. 2009

Mi candidato

¿Piensas votar en las próximas elecciones? ¿Te llama la atención lo qué pase? ¿Importa acaso? Ya vienen las elecciones y no tengo motivos para votar. Y es una lástima; iba a ser mi primera vez. Si acaso iré para anular mi voto. Tengo una cosa clara: el que sea por el que se vote es lo mismo o casi lo mismo. De modo que entre irle al PAN o al PRD no hay mucha diferencia.
Ahora bien, esto viene al caso porque algo que extrañaré en estas elecciones será al candidato ilegal, al Doctor Simi. Sí, era una cosa fastidiosa, terrible, una caricatura de político (lo cual es muy bajo). Pero: ¿Qué hubiera pasado si un 5% de la gente hubiera votado por él? Yo creo que los partidos se hubieran orinado en los pantalones.

Más allá de la humillación escatológica, sería sano que en las próximas elecciones mucha gente anulara su voto. O no votara, de plano. Mucho más sano que cerrar Reforma por un fraude que no ocurrió, por ejemplo. Mucho más sano que creer que este país no se merece a los políticos que tiene. (Porque, nos guste o no, nos hemos ganado ese gobierno, en todas sus facetas y todos sus niveles. Desde la inepta delegada de Miguel Hidalgo hasta el gobernador que quiere que todo sea rojo, nos lo hemos ganado.)

Y sí, extraño al Doctor Simi y ojalá se presente alguien independiente a las elecciones. Con que gane el 5% es suficiente para tambalear a los partidos.

Esto me vino a la cabeza después de leer en la Jornada de ayer la columna de Julio Hernández. ¡Dios Santo, qué tipo más imbécil! Es el tipo de gente que cree que el mal está en los gobernates y no en la gente, cuando es todo lo contrario; el gobierno es un reflejo del pueblo. Lo desagradable es el número de mentes endebles que siguen a este tipo y que nunca buscan, ni por pura autocrítica, el problema en el espejo; siempre el otro, siempre el otro.

Bueno, yo ya presenté a mi candidato y, además, tiene buenas edecanes. Saludos.

8 comentarios:

Nayeli García dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cronos dijo...

Mismo caso. Recuerdo que estuve esperando para votar desde que era un chamaco demócrata. Ahora que soy un anarcoléptico (como me dicen por ahí) iré sólo a desquitar la credencial de elector. Pero en todo caso tienes razón. Yo digo que en este país sería mejor si los abstencionistas anularan el voto. Al menos alguien se plantearía "bueno, ¿qué pasa aquí?".

Por cierto, qué gusto me dio lo que dijiste del impresentable Julio Hernández. Hasta me da dolor de cabeza cada vez que lo nombra para elogiarlo.

Y qué buena frase la de Nayeli, "el pueblo siempre es tercera persona".

edegortari dijo...

Efectivamente: Nayeli, acabas de lanzar una frase excelente. Y te amo.

Cronos: Igual, creo sólo iré a anular el voto y ya. No tengo mayores itenciones. Te amo Naye

Y sí, ese Hernández es un imbécil. Y mira, lo que mas me desagrada es que ese tipo sólo sabe escribir con rencor, y eso en política (aunque solo sea un columnista) te hace perder.

Saludos

Yareli dijo...

También sería la primera vez que vote y estoy en las mismas que tú, es muy triste.

Con respecto a lo que dices del pueblo y sus gobernantes, me vienen a la cabeza dos frases que alguna vez me dijo un amigo.

Podemos tener por un lado:

"El pueblo unido jamás será vencido."

o como en realidad ha sido en México:

"El pueblo vencido jamás estuvo unido."

Un abrazo, en estos tiempos caóticos!

Yareli dijo...

Ah! y acabo de ver lo del pueblo en 3ra persona, muy acertado. Me pregunto ¿qué es el pueblo exactamente?...en fin

Itzcoatl dijo...

Concuerdo plenamente, la mayoría de las veces la gente tiene lo que se merece. Por otro lado, resulta mejor anular el voto que abstenerse de ir a votar, lo primero demuestra que estamos en desacuerdo, lo segundo es una simple muestra de la flojera. Ojalá pudiera ir a anular la boleta, pero no tengo credencial, en fin, me ahorro la ida. Lo del libro, pues, espero que pronto, ya está impreso, pero aún falta ver cuándo se presenta. Saludos desde el búnker del hastío.

Eliud Delgado dijo...

Esta no es la primera elección para la que podría votar (I'm old and weary), no tengo credencial y no me preocupa.

Yo creo que antes de exigir mejores políticos deberíamos preguntarnos porqué nuestro sistema de gobierno es una maquina de dinero fácil y no un engranaje gubernamental. Si fuera distinto las intermedias no serían "de chocolate". En realidad la única elección que importa en México es la presidencial y muy contadas locales, pero el congreso es un mero trampolín rondado por zopilotes.

Saludos, y muchas gracias por el último post en devra, me sorprendiste.

edegortari dijo...

YAreli: La variante de la frase es muy buena. Ingeniosa. Y nadie sabe ciertamente qué es el pueblo, es como la materia oscura y la nueva poesía mexicana.


Itzcóatl: esperamos tu libro con ansias. Y esperamos que pase el asunto para que haya presentación.

Eliud: Muy cierto lo que dices. Y si, ya eres viejito. Creo que el asunto es que votar, por el partido que sea, es aceptar el sistema imperante: la partidocracia.