16 ene. 2011

Wikipedia

Hace diez años se fundó Wikipedia. Todos sabemos qué es, cómo funciona, todos la hemos utilizado. Pocos se detienen a pensar en lo que significa y en cómo ha cambiado la rutina de muchos. Esa página es una de las cinco más visitadas del mundo (Google y Facebook seguramente son las más visitadas) y dentro de ese selectísimo grupo es la única sin fines de lucro. Esa página ha enseñado miles de cosas a muchos de sus usuarios y sin cobrarles. El trabajo es colectivo, lo cual no sólo es estupendo sino también eficiente: lo hacen miles de seres mundanos por el puro gusto y (contrario a lo que podría pensarse) es tan exacta como la Enciclopedia Británica según la revista Nature. Acaso Wikipedia, junto con Google, sea de lo mejor que ha ocurrido en el Internet.

Por otro lado pienso en las ocaciones que he escuchado que es un bodrio de página donde la información es defectuosa. Para mí, en buena medida, ese es el detalle que más me gusta de la misma. Siendo tan citada y consultada influye directamente en la creación de la mitología de nuestro tiempo. Ahí está contenido mucho de lo que creemos y pensamos, sea cierto o no. Si los mitos, desde la Antigüedad, sirven para comprender el mundo Wikipedia es (o al menos guarda) nuestra cosmogonía; pues no necesitamos que sea cierto un dato o una historia: necesitamos que sea verosímil y que explique funcionalmente lo que dudamos. A muchos les parece que este mundo ya no tiene mitos sino sólo ciencia. Para refutarlo no sólo se puede mencionar nuetras leyendas modernas (las leyendas urbanas, los ovnis, los fantasmas, las teorías de la conspiración, la criptozoología) sino las bases comunes de nuestro pensamiento estudiadas por las ciencias y las humanidades: cuando alguien, en otra época, venga a decirnos que eso que creemos es falso veremos como otro mito, otra invención, aquello que pensamos que era la verdad irrefutable. Y ambas cosas podrán estar en Wikipedia, donde consultamos lo que creemos.

De entre tantas entradas y tanta información, uno va guardando algunas cosas en la computadora. En mi caso tengo una lista enorme de marcadores de Wikipedia. Creo que la mejor forma de terminar esta entrada es con una lista de las entradas que más me han gustado de este sitio:

Kim Peek
Spring Heleed Jack
Yuri Gagarin
Viaje en el tiempo
J'accuse
Manuscrito Voynich
Pareidolia
El Loco (la carta del tarot)
El héroe de las mil caras
La paradoja del cumpleaños
El "error 404" (que es la vida misma)
La garra del león
Polybius (el videojuego)
Lichtenberg
Las frases de Lichtenberg
Diógenes el Cínico
Frases de Diógenes
El ruido de color
Eli de Gortari (bueno, ésta no es de mis favoritas pero me dio sentimiento encontrarla)


No sé ustedes, pero a mí me encanta vivir en un mundo que hace un siglo era ciencia ficción.

1 comentario:

Eliud C. Delgado dijo...

Vaya que la Wikipedia sí es un signo de nuestros tiempos. Una de las cosas que más me gustan de ella es que, a diferencia de las enciclopedias que la inspiraron, su naturaleza es cambiante y por lo tanto no pretende fijar el conocimiento mediante su compilación sino simplemente ser un catálogo de información que está a merced de los acontecimientos.

Me encanta comparar las versiones de un mismo artículo en distintos idiomas, se encuentran contrastes culturales interesantes.

Nos vemos pronto, Eduardo, me da gusto la constancia que trajo el año nuevo a este blog.

Saludos