6 ago. 2009

He vuelto

Tuve un verano de lluvias y comida veracruzana, que es lo mismo que comida chatarra. Tuve en Veracruz (la ciudad con las mujeres más gordas del país) una semana genial con Nayeli y los amigos. La belleza de las playas depende de la persona con la que compartes la vista (verdad, Nayeli). Grato fue ver a mi familia (con todo y la chiquita y el picho feo) (chiste local) (de hecho extraño al picho feo y cómo es de molesta). Lo mejor de Veracruz es que aún es una ciudad que se puede caminar, que se puede gozar en la lentitud del paso sobre el bulevar o el nuevo parque que está Boca del Río donde estaba el feo malecón que antes tenía. O el paso lento junto a la playa, aunque se llenen de arena los tenis.

¿Han estado con los amigos y la novia en el patio mientras llueve? Se los recomiendo, claro, si la lluvia no es molesta y están a 30 grados de temperatura. También les recomiendo ir solos con la novia al mar, el provocativo acto de poner el bloqueador en la espalda y la cantidad necesario de berilo en el ambiente.

Luego me fui a Xalapa dos semanas (la ciudad con más coches per capita en el país). Lo acepto: siempre me disgustó esa ciudad. Esta vez me convenció. Me convenció tanto que me gustó. Aunque extrañe el chipichipi y la niebla. El clima era casi el de la Ciudad de México; toda una desgracia.

Creo que fue un curso extraño; llegué seguro de mí y de cómo escribo y me fui felizmente inseguro, lleno de preguntas e inseguridades sobre la literatura; supongo eso fue muy provechoso. Las preguntas de siempre: ¿Qué haré con mi vida? ¿De verdad quiero esto? Todo mundo en el curso parecía no preocuparse por eso bajo el bombardeo intenso de realidad que tuvimos dos semanas. Quizás porque el curso es una ensoñación y al no pertenecer a la vida cotidiana las realidad que afronté en las clases no parecía tan asequible. Sin embargo una frase de Jorge F. Hernández lo resume todo: "El que escribe, escribe; y el que no escribe, no escribe. Pero el que escribe de verdad, escribe, incluso, cuando no está escribiendo."

Cosas buenas que salieorn de ahí: libros, discos, gente que escribe chingón y es mejor persona aún, una taza, unnos aretes perdidos, una pulsera y escribí un nuevo libro de poemas. Y la amistades que hice en el curso valdrán en la medida que sigan afuera de él.

Me gusta que esté lloviendo aquí en México en este momento; en Xalapa no llovió. Ya veremos si sale este libro.

9 comentarios:

Nayeli García dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Héctor Herrera dijo...

Bienvenido de vuelta a la blogósfera, Eduardo.

Un gran saludo y abrazo, qué bueno que haya sido tan provechoso todo ello, tanto como para dedicarle un libro.

Desde la Comarca Lagunera, con estimación, te sigo leyendo.

Sor Juanais dijo...

ey! que bueno encontrar tu blog. me gustó mucho lo de jorge hernández.
ojalá nos topemos en esta ciudad loca.
abrazo.

Sergio Ceyca dijo...

Sinceramente, Xalapa rifó mano. Hay que continuar con la comunicación y todo. Fijate que a mi me paso al revez: fui sintiendome inseguro y al conocer el ambiente, al conocer a la gente, me empecé a sentir mas comodo, como que las horas de quemarse los ojos leyendo y de molerse la mano escribiendo han valido la pena. Cuidate mano, ahi estamos en contacto. Por cierto, ya lei Singles. Revisa tu bandeja de entrada.

Reyes Isven dijo...

Mi querido Eduardo...
Lluvió el día que llegaron a Xalapa, el mismo día que nos los aceptaron el hotel por no tener con qué pagar; y lluvió el día que te fuiste, pero por la tarde(entonces Daniel dijo, mientras tomábamos café en el callejón más famoso de Xalapa, que la ciudad en día lleuvía tenía algo de mística,melancólica). Ambos días, fueron domingo.

Yo entré sabiendo ua chingada sobre la escritura, y salí sabiendo una chingada sobre la escritura. Pero aprendí que se trata, efectivamente, de un oficio, y que es duro, y que hay un chingo de gente trabajando.
Por otro lado,me apego a lo que dices que dice F.Hernández, pues sobre todo no escribo. Pero siempre estoy pensando qué decir...
Me alegra que se vislumbre un libro después de todo. Ya me contarás de qué se trata.
Lo más valioso, de todo, no me cansé de decirtelo, fue que al termino del curso comenzaba todo: la amistad.

Hasta pronto.
Un abrazo!

Jose M Serrano dijo...

Hola Eduardo, Xalapa es así, un lugar que se resiste a ser ideal con tal de verte insatisfecho para atraerte de nuevo, si todo sale bien estaré en unos días más por allá, buscando ya titularme, ya casi todo esta listo, pero en ese "casi" aún falta mucho por hacer... que bueno que te aceptaron en ese curso, no sabía que irías para allá y que bueno que hiciste amigos en Xalapa, sin duda algunos de mis mejores amigos los hice en esa ciudad... espero verte pronto, ya hablé con Yaxkin para hacer el libro con la RDPS, asi que ya mero viene eso también, un abrazo sin lluvia y con harto calor desde Mzt

Emiliano Álvarez dijo...

UN ABRAZO ENORME. HAY QUE VERNOS.

Rodrigo Márquez Tizano dijo...

ese ¿cómo andas?
quiero invitar a la rufia devra a Malasaña en Ibero 90.9, un programa sobre box y versos

te dejo mi correo y un abrazo

tragiques@gmail.com

Nayeli García dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.