12 jun. 2009

YO VOTARÉ EN BLANCO

La campaña más fuerte y certera en estas elecciones definitivamente ha sido el Voto en Blanco. Espero, de verdad, que se haga más fuerte esto al paso de los días y que el 5 de julio todas las boletas, o casi todas, sean límpidas. Algo agradable de esto es que hay, a mí parecer, algo que parece un debate. Voces a favor y en contra. Nada más benéfico que destazarnos con palabras. Ahora bien, he visto que muchos de los que alegan que el voto en blanco es inútil dejan de lado las razones fundamentales.

1) Que es desperdiciar un derecho que fue difícil ganar.
Lo cierto es que los que pensamos en votar en blanco estamos eligiendo, estamos usando nuestro derecho: estamos decidiendo que NO estamos deacuerdo. Estamos diciendo que no queremos nada de eso y nada de medias tintas.

2) Que hay que votar por el menos malo.

Eso es pura mediocridad. Ejemplo: uno no se casa, o no debe casarse, con la menos fea, la menos tonta. Si las opciones no te convienen, mejor no te casas. Si te ponen a elegir entre las mensas de RDB eliges a Scarlett Johanson. Si te ponen A o B eliges C. Siempre hay una opción C.

3) Que no todos los candidatos son iguales.

Cierto. Pero ese no es el problema. El problema es el sistema político. La Constitución parece más una lista de aspiraciones que una serie de leyes. Ésta dice que tengo derecho a votar y a ser votado. Pero, pequeño detalle, si no estás en un partido no puedes ser votado. El problema no es si todos los candidatos están mal, el problema es que el sistema político está mal y debemos solucionarlo.

4) Que debe uno conocer los candidatos, cotejar la elección personal.

Ya investigué a todos y cada uno de los candidatos de mi distrito y delegación. Una (la del PRD) estuvo en el movimiento de rechazados de la UNAM. ¿Eso es un mérito político o es una prueba de lo floja que puede ser y además quejarse? Además su propuesta (literalmente la única) es aumentar el empleo. ¿Eso es una propuesta? ¿Quieren que acepte eso? Otro, por el que pensaba votar en un primer momento, el del PSD, propone legalizar el aborto en todo el país. Bien, me agrada. Pero también propone legalizar la marihuana. Grave error. Sé que las promesas de campaña no se cumplen y es poco probable que la legalización de esa mierda se realice. Pero cuando las promesas no se cumplen es porque el que votó tuvo la culpa. Yo no pienso cargar con esa culpa y el día en que vote por alguien no dejaré que huevonee así como así. Yo no. El chiste es: Si ninguna propuesta me agrada, ¿por qué tengo que elegirla? Y del PRI, PV y PAN mejor ni hablamos.

Si las leyes están mal, hay que cambiarlas. Si los partidos están mal, quitémoslos.
Que la ley no contempla nuevas elecciones por nulidad de votos. Pues cambiemos la ley, caray. no digo que sea fácil, pero sí creo que los únicos culpables de lo que pasa somos nosotros. Ni las empresas, ni la tele, ni el Estado ni los partidos. Nosotros, nosotros, nosotros seremos dueños del acierto o del error. Nadie más.

P.D. La UNAM es Premio Príncipe de Asturias: No todo está perdido.

Les dejo este video de Rage pa que recordemos aquellas elecciones de E.E.U.U. que cambiaron al mundo donde tampoco hubo de dónde elegir.

15 comentarios:

Nayeli García dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cronos dijo...

Más que votar en blanco, lo que haré yo es anular mi voto, que para efectos prácticos tiene casi el mismo resultado, pero el mensaje es algo distinto: votar nulo implica no darle legitimidad a todo el aparato partidario, mientras que el voto en blanco puede pasar o por flojera, olvido o desidia.

Lo que me agrada de esto es que parece haber un movimiento espontáneo en distintas partes de la sociedad. Tanto en la izquierda como en la derecha, lo que me parece una gran virtud y un verdadero ejercicio democrático. Hay propuestas desde tachar toda la boleta, lo que hará un amigo: escribir en ella "Pinches putos, váyanse a la verga", los cursis que van a votar por "Esperanza marchita", o los que escribirán cualquier cosa y la pegarán en su carro. De hecho eso es lo único que no he decidido con respecto a mi voto nulo.

Lo demás - sin eufemismos - es pura mediocridad de los que tienen un fetiche con la democracia y el "acto cívico".

M J J dijo...

Tengo la certeza de que todavía no tenemos una democracia "incipiente" como dicen algunos analístas, realmente supongo que continuamos en un limbo político y que esa transición a la democracia es un mar que nunca acaba. Estoy de acuerdo con algunas cosas que dice Eduardo, como esa elección del mal menor o el llamado "voto de castigo", que no castiga más que a nostros mismos. Decía un clásico que un pueblo tiene el gobierno que se merece por eso también supongo que jugar a la delegación de responsabilidades es buscar culpas en otros. Lo que hay ciertamente es una crisis en el principio de representatividad que supone una República. Los ciudadanos ya no se encuentran reflejados en sus legisladores y no existe esa homegeneidad de intéreses que debieran hayarse entre ellos, sino lo que permea al sistema político mexicano es desde la partidocracia hasta la "cacocracia" (gobierno de los peores) de la que habla Bobbio y Bovero.
No conozco un sistema político donde los partidos políticos no sean protagonistas, pero en los más evolucionados siempre hay un espacio para el legítimo sentir de la ciudadania. Parece que el "ciudadano ausente" no es una ficción para los partidos y los gobernantes. Respecto a la nueva ley electoral, en su afán de llegar a una pureza democrática de concordia y respeto, lo único que hace es cercenar derechos fundamentales como la libertad de expresión y la libertad de reunión. La democracia se apropia de la coerción y lo punitivo, hasta hacer pensar en una especie de democracia dictatorial.
Pero también no veo la solución en el voto blanco, salvo por una objeción de consciencia o para delimitar una postura social. Aunque la mayoría en el país no vote, las elecciones serán conforme a las leyes porque no exige un porcentaje en el voto mínimo para hacerlas efectivas. Con que sólo voten 20 personas, esos veinte ficticiamente representarán a todos los mexicanos.
Veo motivos para no votar en el sentido que muestran una determinación ciudadana y un desconteto con el sistema, pero volverá a ser infructuoso ese esfuerzo (como la marcha blanca contra la delincuencia). No hay otro camino más que la reconstrución de las instituciones a través de las instituciones o el derecho a la revolución.

Yaxkin Melchy dijo...

yo tambien anulare mi voto, todos los partidos politicos representan el mismo mundo social y economico que no me gusta.

Atenea Rosado dijo...

Me uno, también votaré nulo en la mayoría de mis boletas, estoy considerando hacer una excepción: diputación federal. De cualquier manera, también creo que lo realmente importante del voto nulo/blanco es que ha creado un movimiento. Podemos observar a personas que con los medios en las manos opinan, se organizan confiando en sí mismos y en la propia capacidad de hacer política. Si bien es cierto que hay algunos asuntos por coordinarse, como qué escribiremos/tacharemos en cada boleta, todos expresamos que el actual sistema de representación no está funcionando y que de serguir así, las acciones tomadas por la sociedad pueden ser agresivas. Es quizá, un primer paso.

Eliud Delgado dijo...

Desde el principio de aquella mala broma que fue el mandáto de Vicente Fox[fucks Martita] me daba la impresión que "el cambio" no era tal.

Ahora estoy seguro. El PRI se fue de los Pinos, pero el sistema es casi el mismo desde la desestabilización del status quo prísta que significaron la primera gobernatura del PAN y el cisma de Cuauhtémoc Cárdenas que a la larga dió orígen al PRD en los 80. Es decir, desde que nacimos casi todos los lectores de este blog las cosas no han cambiado mucho.

Nos vendieron "el cambio" que supuestamente traería el tener un partido distinto al PRI en la presidencia. Pero el engranaje que daba marcha a lo que Vargas Llosa, en su más pintoresca visita a México, definió como "la dictadura perfecta"* sigue ahí. La diferencia es el IFE (en ocasiones sólo en apariencia, pues detrás de los consejeros estan... sí, adivinaron: los partidos) y que ahora pasamos del monopolio del PRI a la libre competencia; de una sola opción de mala calidad, a varías iguales o peores.

No basta con que los partidos se repartan el territorio nacional para que cada uno defienda sus distritos y gobernaturas con las mismas triquiñuelas de siempre, para ordeñar el erario como siempre. Si el primer paso es anular el voto, estoy de acuerdo.

Por último, lo que más me sorprende y agrada es que como nunca antes he visto que nuestra generación (al menos en el ciruclo social y cultural que habitamos) está de acuerdo en algo. Incluso Víctor Ibarra y yo intercambiamos algunas palabras al respecto y coincidimos como nunca.

Saludos, (nos vemos al rato en el homenaje a Pacheco en Filológicas, 1:30 pm)

Pd. Yo también escogería a Scarlet Johanson,jajaja... se me ocurre un ejemplo similar pero en vez de las bobas de RBD eran de carreras de la fac... pero es damasíado información.

*¿Alguien ha visto el video? la cara que hace O. Paz está genial, seguro estaba pensando: este pendejo sudaca ya me vinó a meter en broncas, de haber sabido ni lo invito

Eliud Delgado dijo...

Por cierto, debo confesarlo: anularía mi voto, pero la última vez que me asaltaron (gracias al manitas, pregunten a R. Banda)se llevaron mi credencial de elector y ya había pasado la fecha para reposiciones. Esta vez sí tenía ganas de votar :(

Emiliano Meza dijo...

Concuerdo contigo, queriendo aclarar un punto: hay diferencia entre votar en blanco y anular el voto.

Votar en blanco no es irresponsable por permitir que llegue cualquiera al poder al omitir nuestra decisión, sino porque una boleta en blanco es una tentación: puede ser marcada a favor de algún partido en contra de nuestra voluntad.
Anular el voto es, en esencia lo mismo, pero en términos prácticos hay una diferencia contundente: no puede ser manipulado.

http://kzm44.blogspot.com/2009/06/votar-no-es-elegir.html

Esta es una pequeña opinión mía al respecto. Ojalá puedas leerla y darme tu opinión.


Saludos.

Nayeli García dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nayeli García dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Diana dijo...

Aún no decido lo que haré pero estoy de acuerdo con quienes han tomado la iniciativa de protestar ordenadamente y con una consigna de por medio. Lo seguiré pensando...

Nayeli García dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
¡Isven! dijo...

Yo te extraño!

(y al macuarrín)

Sergio Ceyca dijo...

Me gustan tus puntos mano, en especial cuando hablas de que todo mundo tiene derecho a votar y ser votad, pero solo los miembros de los partidos politicos pueden ser electos (lo que es una contradiccion dentro de la misma constitucion) y me gusto la frase "Que es desperdiciar un derecho que fue difícil ganar". Aqui el abstencionismo estuvo duro. Yo vote por que me regalaron un cafe en el oxxo. Paz.

Héctor Herrera dijo...

Hola Eduardo.

Pues vaya debate y mucho voto entre límpido y nulo, yo hé de decir que me tocó ser juez y parte en la contienda electoral, al ser secretario de casilla, destacando que era el único especímen masculino entre representantes de casilla y de partido.

Hé de decir que hubo muy pocos votos nulos, de los cuales solo 1 estaba en blanco... solo hubo un valiente que lo dejó en blanco... y tal cual se metió en su sobre correspondiente y se contó como nulo igual que los otros tachoneados... incluso uno con la leyenda (disculpen, señoritas presentes) "pendejos". :S.

Fué un ejercicio simpático... la gente fué entusiasta en emitir su voto pero fue poca, ya que también era de esperarse el tonelaje de ausentismo que provocan siempre las elecciones intermedias y pensé... Igual la indiferencia es un voto... un voto en favor de los principios sociales del "YA BASTA DE LO MISMO CON LOS MISMOS" y me imaginé utópicamente un despertar social en ese aspecto.

Ojalá así como nos abstuvimos o votamos blanco, o nulo, o con altisonancias, así salgamos a la calle, y grite y manifestemos como se deba la voluntad de cambiar a este país que por diputados 'bolsones' y gobiernos añejos y dinosaurios (todos de rapiña) se lo está llevando la misma 'Chingada' (perdón) que Octavio Paz sin titubear volvería a ensayar en otro tomo de 'El Laberinto de la Soledad'.

Así como el silencio no es tiempo perdido, también suele ser muy ruidoso a veces xD.

Un gran abrazo Eduardo, mis mejores deseos y parabienes para tí, los tuyos y en lo que hagas ahora, desde el Norte.