22 nov. 2006

El corazoncito de Inti García

Nunca he sido fan de El Reforma. La mayoría de sus contenidos no van dirigidos a mí, de tal modo que rara vez compro esa publicación. Sin embargo a veces me da por revisar su suplemento dominical; El Ángel. Recuerdo que una vez que lo compré venía un reportaje sobre nuevos artistas mexicanos. Esa fue la primera vez que escuche el nombre de Inti García Santamaría. La nota, muy pequeña como para saber mucho acerca de él, me dejó un buen sabor de boca, pero también muchas ansias de saber más sobre el novel poeta.
De inmediato me puse a buscar en Google algo de información. Había 6 o 7 menciones apenas. Dos me fueron de gran valor: su blog y el blog de su editorial. Al entrar a esos dos sitios supe de inmediato que estaba frente al trabajo de alguien que no sólo es joven y escribe muy bien, sino que además le entra fuertemente a la mayoría de implicaciones que tiene el medio del escritor. Digo, a sus 23 años ya le entró a ser editor, traductor, ya tiene dos libros, ya ha publicado en las revistas más importantes del país, y su nombre ronda por todos lados. De hecho es la persona más jóven que ha publicado en Letras Libres. Además sus poemas han sido incluidos en varias antologías importantes (El decir y el Vértigo, Anuario de Poesía, Un orbe más ancho y Los mejores poemas 2006) y fue becario del FONCA el año pasado.
Después de recibir ese fardo de información fui a compar su libro. La verdad no me gustó el modo de distribución que usan (eso de vender los libros de su editorial en una tienda de videos bien escondida), pero es aceptable, o por lo menos parece funcionar.
Luego de comprar el libro lo primero que pensé antes de abrirlo fue "más vale que sea bueno", pues me había gastado parte del dinero de mi cumpleaños en él. Gracias a Dios no me decepcionó. Desde el primer poema me encontré con una poesía que se notaba joven, pero bien lograda; acorde a la edad del autor, pero llena de madurez. Ya en el primer verso uno va desenvolviendo el enramado de sucesos y fotografías que componen el libro. Tengo que aceptar que cuando leí "háblame de las horas que perdimos/ en qué pisada de talco frente al ortopedista..." lo primero que pensé fue "no mames, está chingón".
De ahí lo demás fue la continuación de la emoción inicial. A lo largo del libro disfruté, en diferentes etapas, de una voz que se manejaba sin preocupación por ser reverente, pero que tampoco negaba su pasado. Con una fuerte influencia de William Carlos Williams y demás poetas de ese estilo Inti García se muestra interesado, a mi parecer, en crear una poesía que sea retrato de un momento específico a la manera de un José Emilio Pacheco que le entra a las patinetas y que resiente ver una lámina de Roschard en un hospital siquiátrico.
Ese día en que leí Corazoncito descubrí una voz prometedora que se esfuerza en mostrar en todo momento el motor vital de su portador. Ese día abrí un libro, y me encontré con el corazón de un poeta joven y real.
He aquí un poema muy bueno de ese libro, Corazoncito (Editorial Compañia, 2005).

ESTIVAL

Háblame de las horas que perdimos
en qué pisada de talco frente al ortopedista
quién miró ningún pájaro en la ventana
cómo desapareció el silbido inconstante
entre las hojas de cuál lluvia
porque diario llovía y diario cantaba
desde el mismo lugar otra figura de yeso
dame otra firma
háblame de las horas que perdimos
sin retorno posible aunque nuestras manos enciendan
otra vez mecheros de Bunsen sobre las mesas del laboratorio
aunque la consola de la escuela entone La Bikina
porque ninguna carta guarda la voz que descubrimos
y aquel volumen de la revista que publicó
tu retrato resulta inconseguible
porque habrás olvidado las tres líneas
de lo que tú llamaste mi primer poema
hoy comprendes nuestro canto nunca estuvo
en la cueva que inventamos en su honor
sino en la necesidad de retener
nunca la tuvimos su presencia
ésta es la clave para practicar el aturdimiento de la memoria
cuando hablo contigo estoy diciendo a todos
una frase interminable que tus labios me dieron
un estilo para hablar de las horas perdidas
una forma sin espacio que nombra el espacio
donde nada crecerá nuevamente
donde nunca estaremos nuevamente
si la tarde controla cielos morados
si aprehendemos la cercana estación
para ofrendar a los muertos nuestras manos vacías
sin mecheros de Bunsen ni fórmulas de hacer fuego
sin control sobre los recuerdos ni lástima para el descuido
que nos llama como falso espejo en la boca
un suspiro sin cuerpo lo reitera epílogo de los días
no es posible traducir tu lenguaje sin traición…

9 comentarios:

Freyja dijo...

hola amigo
que le paso al otro blog
no se ve nada
te tejo un abazo y que estes bien
besitos



besos y sueños

Anónimo dijo...

Lamentablemente --con honrosas excepciones: tú entre ellas--, los poetas contemporáneos son valorados hasta ochenta años después.

¿No crees?

[Insert Author's False Name] dijo...

Para ser sincero a mi nunca me ha gustado el Reforma ni ningún otro periódico, ni siquiera los intentos de secciones o suplementos culturales. Desde que recuerdo hago corajes leyendo el periódico por que pienso que todos están mal hechos. Aún así leo los periódicos, sobre todo las secciones de cultura, que son las que me hacen enojar más. Y sí no mal recuerdo leí esa nota sobre Inti García, me gustó lo que leí sobre él, pero la verdad me hizo dudar un poco que le dieran tanta atención. Ya luego leí algunos poemas suyos y me gustaron bastante, entonces toda duda se disipó. Hay veces en que siento que nada termina por convencerme y que voy contracorriente todo el tiempo, pero cuando leo a poetas como Inti siento que aún me quedan tierras en común por descubrir.

eduardodegortari dijo...

Asi es Eliud. Cuando uno lee a gente de nuestra edad como Inti si te quedas pensando a dónde ir.

1,2,3,2,1 dijo...

...Es malo escribir,
saber que no nos veremos, y hacerlo
pasar por un poema, para que solo
lo bello duela. pero así es...


Imágenes de separación
Mario Montalbetti
perú

kandi dijo...

inti rifa!

eduardodegortari dijo...

Si, rifa un chingo.

Mark J. Davis dijo...

Sabes, me siento muy orgulloso de ti, pues al saber de como estas me doy cuenta que soñar no es difícil y verlos realizados lo es aún menos. Una ves me dijo tu hermano Iván - Lo que no obtengas en esta vida será porque realmente nunca lo quisiste - Sigue persiguiendo tus sueños…

Un abrazo capeón.

Anónimo dijo...

i am happy to find it thanks for sharing it here. Nice work.