13 oct. 2006

la insoportable terquedad de hacer

Desde hace unos días hay dos cosas que me andan rondando mucho en la cabeza. La primera me pasó mientras leía acerca del buen poeta Iván Cruz, del cual, según mi lectura, su libro es prácticamente inconseguible. Además se decía que sus lectores son praticamente sus cuates. Y lo primero que pensé fue: ¿Por qué hacer libros?
Esta es una pregunta que lleva tiempo rondando mi cholla pues, cuando se termino la edición de mi primera, y hasta el momento única plaqueta, pensé que era tiempo de buscar métodos de edición más profesionales a los que había utilizado pensando que si los 100 ejemplares de mi poemario se fueron en chinga, seguramente 500 tardarían más pero al fin se venderían.
Pero no contaba con una cosa: Los libros que uno promueve se mueven de manera diferente a los de que se exiben (porque dudo que se vendan) en Ghandi.
Luego pensé: ¿Para qué publicar con un mejor diseño e impresión? ¿Para que estén arrumbados (con suerte) durante años en alguna librería que se atreva a venderlos? ¿Para que nadie los lea?
El otro pensamiento es parecido. Desde que tengo nueva banda he sentido que no tiene caso fomentar un proyecto que a veces se me hace intracendente. Muchos de los que han eschado mis rolas puede que estén deacuerdo.
De alguna manera todo esto de la industria musical y editorial se basa en una sola cosa: la terquedad. Se publica todo el tiempo muchas cosas que jamás serán siquiera leídas, ya no digamos aclamadas. A cada rato nacen bandas que nuca pasarán de la azotea. Lo que nos mueve es la terquedad de tocar o publicar simplemente porque sí.
Quizá el respaldo ante esta situación vendría de unas frases de Jack Kerouac que leí alguna vez en algo así como un decálogo de la prosa moderna o alguna otra vaina. "Escribe para que todo el mundo sepa cómo piensas", es una que también se aplica a la música. Y:"acepta perderlo todo". Ambas son piezas fundamentales de lo que vendría siendo un manifiesto del deseo artístico y necio de todo creador, que prefiere publicar porque sí a ser un miedoso como yo.

3 comentarios:

Tristán Estar dijo...

Órale, qué chiquito el mundo. Yo estudié con Cruz. Un saludo por ahí.

Carlos de Gortari dijo...

pues... yo me pregunto ¿miedo a que? no es miedo el no publicar...
hay que buscar el momento... todo se hace en su momento adecuado, asi es el mundo, cuando sientas que debes publicar ese sera el momento adecuado...

Fabi dijo...

si no publicas, como el mundo lo conocerá? a mi me gustaria comprar um livro tuyo! (o quisa oir tu musica, si lo entendi bien y es lo que me parece...)
besos