31 oct. 2008

La noche de los muertos vivientes

Me resulta curioso ver en la tele cómo se exaltan nuestras tradiciones como cosas inmaculadas y virginales. No es que no las tenga en cuenta y que no me sienta partícipe. Pero es difícil no hacer una mueca de cierta ¿rareza?, ¿risa?, cuando en la tele personas dicen, por ejemplo, que el Halloween es "cosa del demonio", o que es una celebración de las "brujas" y cosas "paranormales". O algo más terrenal: que el Halloween es gringo y por eso no debemos celebrarla. Aunque ahora que lo pienso, en cuanto a lo de "demoniaco", les recomiendo ir a Mixquic el 2 de noviembre y les aseguro que es perturbante estar ahí.
.....Es bien sabido que el Halloween no es más que la misma celebración que nuestros Día de Muertos pero de una cultura diferente. Aunque no sea lo mismo, celebramos (por lo menos en un sentido original) lo mismo. Basta recordar que ambas tradiciones provienen de Roma y el cristianismo, además de un sincretismo con los pueblos originarios tanto de México como de Gran Bretaña. Que si los gringos nos caen mal y por eso no debemos "copiarlos"; pues sí, pero tienen buenas ideas a veces: el rock, el futbol americano, la generación beat, el espaguetti a la boloñesa y la salsa cátsup son prueba de ello. Bueno, son pruebas que a mí me gustan, jeje. Pero ya hablando en serio, recordemos la etimología de Halloween (palabra que podrá documentar mucho mejor Eliud): All-hallows-even: la noche de todos los santos. Esto refiere a una tradición celta, luego latina y luego cristiana de celebrar/recordar a ¿quién creen?, a los muertos.
.....Ahora que si ahora se ven puras brujas en las puertas y nada de papel picado, mmmm, no sé; a veces me parece que sólo lo hacen esos las señoras del Pedregal encamionetadas que tanto odiamos por su forma de conducir. No digo que no haya adornos gringos en las casas de colonias menos adinieradas, y no estoy sugiriendo en realidad que sea cosa sólo de clases adineradas, pero es brutal el número de adornos en los lugares ya mencionados, con una particularidad: no hay adornos que remitan a la tradición mexicana.
.....Chale, creo que yo quería hablar mal de la tele y terminé hablando mal, como siempre, de esas señoras del Pedregal que tantas veces han querido matarme atropellado.
.....Mejor termino con algo que dijo un historiador oriundo de Tijuana al ser cuestionado en la tele sobre la dualidad de la frontera y las tradiciones que se mezclan. Él dijo algo que era más o menos así: "No nos preocupa perder nuestras tradiciones al conocer las del país vecino (E.E.U.U.), porque en esta ciudad (Tijuana) sentimos que al conocerlas y practicarlas conocemos más de las nuestras y nos arraigamos más a ellas, nos arraigamos por voluntad propia."
.....Esto me recuerda lo que dicen los maestros de idiomas comunmente y con toda la razón: " al conocer otra lengua conoces más la tuya y, por lo tanto, la usas mejor y la quieres más."
.....¿Se podrá aplicar a la literatura? ¿Más ahora que se discute tanto (debate importante en su contexto, aunque a mi parecer a veces ingenuo o imbécil) sobre si nos volvemos a la tradición "mexicana" ( o sea ¿mariachis?, ¿chinas poblanas?) o nos volvemos a la "vanguardia" "extranjera" (o sea ¿cowboys?, ¿gauchos?)?

3 comentarios:

Nayeli García dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Eliud Delgado dijo...

Halloween proviene de una contracción de "All Hallows Eve", la víspera de todos los santos, traducido literalmente.

Ya cumplido el breviario cultural debo decir que estoy de acuerdo contigo en lo de las señoras del pedregal, y en general de todas las señoras en mamá-van. Pero aún más coincido en lo ingenuo e imbécil que resulta el debate sobre la "tradición" en la literatura mexicana. En general, cualquier nacionalismo se me hace algo ya muy rancio.

dulce dijo...

pues yo escuché que era una tradición bien perreada hasta que una compañía de dulces se puso trucha y entonces sí se puso bueno [literalmente] el cotorreo.
La verdad no sé, ahorita busqué eso pero no encontré nada aunque me considero muy mala buscando y de todas formas seguramente tampoco hay nada de santa y la cocacola y no por eso quiere decir que no es verdad... y sí, hablar de pertenencia territorial está de bien aburrido... mejor hablemos de dulces ñeee.