28 ago. 2007

Sólo mi nombre

Hace tiempo que no escribo aquí. No he tenido nada interesante que decir. Han pasado cosas buenas en estos días pero nada que me emocione. Sólo la reflexión, los libros. Ultimamente mis pensamientos andan sobre temas periféricos a dos libros que ando corrijiendo. Corregir es revivir. Duele reescribir porque, como dice una novela que leí hace poco, todas las mañanas del mundo pasan para no volver. Y me dedico a volver en el tiempo cada página. Me dedico a extender la fecha de caducidad de mis textos, hacer que sigan diciendo lo mismo aunque sea unos años. De todos modos, seguro seguiré escribiendo sobre el pasado, el paso del tiempo, porque es increible ver que con los años nada ha permanecido. Recuerdo un poco un poema de Pacheco que dice algo similar. Va más o menos así: Ni las mismas calles ni las mismas costumbres, ni los mismos libros ni los mismos amigos: de aquel tiempo lo único que conservo es mi nombre.