30 sep. 2006

de vez en cuando regresas

De vez en cuando
regresas
como paraje nemoroso
llena de primavera
y lánguido aliento
Sucedes en el olvido
Has pasado en el pasado
Estás ahora
en páginas amarillentas
entre bruma y fotos viejas
y en el Ayer
que no es otra cosa
que un día volcado
como una ola
que vuelve
a su recuerdo de espuma
origen de su vértigo
Regresas
de vez en cuando
y llegas al balcón
cada otoño
en bandadas
de simples pájaros

insomnio mineral

Insomnio mineral

A veces salgo
a quitarme el insomnio
a las dos de la mañana
Recojo instantes que guardo
como piedras en los bolsillos
Algunos tienen tu nombre
labrado con recuerdo
mineral de pretérito
Es el olor a nube
el que me guía
Es la sombra frágil
de tu cuerpo lo que busco
aunque sólo las piedrecillas
vuelvan a mis manos

29 sep. 2006

el colibrí

El colibrí
cual canción
de mi infancia
cruza el jardín
con el aliento del clavel

Espejismo de flores
y luz incorpórea
flotando en el aire

Su vuelo
se levanta
como un latido
enraizado a la tierra
de donde emerge

//Siempre
se pregunta
Adónde ir//

Donde
la tierra se levanta
emerge
un latido
como enraizado vuelo

Espiral de fuegos
a mil años luz
Se deshace su estela
como si fuera
una simple palabra
y despega desde la hierba
y reposa sobre las ramas
y late
con el aire turbio
entre las alas

23 sep. 2006

Enseñanzas del filósofo Elke Zea (parte uno)

El sábado tuve que ir a la escuela a las siete de la mañana. Eso fue porque ahora asisto a unas clases especiales llamadas sabatinos. Los sabatinos tratan de que si eres un alumno muy flojo o menso, puedes recursar dos materias los sábados, de cuatro horas cada clase. Y me da mucha hueva tener que ir a las siete de la mañana en fin de semana a la escuela pero la asistencia es el ingrediente principal de este excarmiento, ya que con una falta estás reprobado. Así que fui a mi primer día de sabatino y descubrí que no era tan cansado como parece. Para empezar porque ,aunque son clases de cuatro horas, en realidad, con un descanso de quince minutos cada dos horas, uno puede sobrellevar la condena. Además es preferible para mi recursar que tener que estudiar para los exámenes.
El chiste es que ya en mi segunda clase me encontré que uno puede aprender mucho más allá de lo que estrictamente uno tiene que aprender en clase. Lo digo porque mi maestro de matemáticas uno es de las personas más cagadas que he visto en mi vida. La sabiduría de este profesor de matemáticas (al que llamaré El Gran Filósofo Elke Zea), han sido bastantes para una sola clase.
La primera muestra de sabiduria nos la dio al hablar de religión, el cual fue el tema de la clase. Cosa importante con todos los rollos de pedofilia en el clero que andan sonando ahora. Su primera enseñanza fue que el cardenal Rivera (ése hijo de puta) le ha dado un nuevo sentido (o igual y descubrió el original) a aquella frase que es "dejad que los niños se acerquen a mí".
Luego continuó con la clase y nos dio otra verdad universal a través de los quebrados. Lo que pasa es que hoy explicó que hay varias maneras de resolver ese tipo de operaciones. Nos dijo algo así: "Miren chavales. La operación de aquí arriba es la sencilla; la de aquí abajo la complicada. Entonces yo lo veo como hacer el amor. La de arriba es el rapidín, al chingadazo; la de abajo es más romantica, se lleva su tiempo. Pero cuando uno anda erizo, las dos son la misma vaina."
Sé que cualquier persona mayor a 18 años que lea esto no le parecerá muy gracioso pero amén que tengo menos y que me puedo reir de esas pendejadas.
Pero lo que realmente me aturdió fue cuando volvimos a hablar de religión y laicisismo. De pronto debrayávamos acerca de la mamada que es que cada vez la iglesia católica se meta en cosas que no le importan. Esta vez fue la jalada de oponerse a los contenidos sexuales del libro de Biología II de secundaria. Alguien dijo que era porque contenían descripciones detalladas de los genitales. Pero yo dije, según mi información, que en realidad se quejaban de que en la sección de sexualidad se describía el faje y la masturbación. Entonces un muchacho me preguntó: "¿Acaso se puede describir un faje?". A lo que Elke Zea (hermano perdido de Leopoldo Zea) respondió: "Esa es una pregunta básicsa para cualquiera que desee ser escritor; ¿Hay algo que no se pueda describir?"
Y no he dejado de pensar en eso toda la tarde.

18 sep. 2006

Mierda política

Mierda política (Pensamientos tontos sobre cosas tontas)

¿Qué es lo que pasa con la política en México? Eso es algo que me pregunto cada vez que enciendo el televisor. Claro que esa pregunta me ronda más seguido desde el inicio de las campañas electorales de este año. Tal vez la política siempre ha sido así y por mi corta edad no lo había notado, aunque cabe la posibilidad de que estas elecciones fueron una rotunda mierda. Y creo que fueron eso justamente empezando por los candidatos. Todos ellos eran una rotunda mierda, pues son el producto de la digestión de un aparato político deteriorado. Y para el colmo mucha gente no se siente identificada con ellos, pues ni siquiera fueron elegidos por la gente, sino por los intereses.
Luego vino la guerra de los spots, una guerra que ni George Lucas hubiera imaginado. Entre toda esa batalla campal jamás localicé una propuesta, algo que insinuara una idea de proyecto para el país. Yo, como muchos de ustedes, me sentí avergonzado y molesto de ver que así se hace las campañas en este país. Sin embargo con esa (des)información tuvieron que ir a votar los que fueron a votar. Y no me incluyo porque aún no tengo edad para votar, y aunque la hubiera tenido no lo hubiera hecho por la sencilla razón de que lo que nos era ofrecido era un pastel de mierda. Eso sí, todo el tiempo nos decían “tienes que comerte un pedazo del pastel, ahuevo”. Pero a mí no me gusta la mierda (y considero que a nadie). Entonces qué hacer.
Puede que no sea así. Al fin de cuentas es sólo mi opinión, y si algo no parece valer mucho últimamente es la opinión de los jóvenes como yo. Y no porque no haya espacios, sino porque a veces parece que no hay contenido en ella. Lo digo porque llegué a ver, a lo largo del proceso de putrefacción electoral, campañas que dizque invitaban a los jóvenes a reflexionar. Me refiero en especial a los comerciales de “tu rock es votar”. Qué es esa mamada. Acaso era una broma el decir “y si no votas, cállate”. ¿O sea que parte de todo uno tiene que tragar mierda sin hacer gestos? Y yo que toda la vida pensé que ése era el trabajo de los políticos y no de los ciudadanos. Pero ésa era la voz de los jóvenes. Jóvenes que por cierto no lo parecen.
No sé, tengo las ideas muy revueltas. En este momento me llegan a la cabeza ideas como: “sé dónde vive Felipe Changoleón (Cóndor número ciento y tantos, colonia Alpes, delegación Álvaro Obregón), podría ir y matarlo, aunque en una de esas revive al tercer spot. O podría hablar mal del Peje ahora y aquí. Decir algo como: ¿o es un pendejo o nos quiere tratar como tal?, pues no olvido cuando dijo “le quitaré la pensión a todos los expresidentes”. Que me diga cómo lo pensaba hacer, por favor. ¿No se supone que los derechos no son retroactivos? Si acaso, podría desaparecer la pensión desde él en adelante. O ahora con su convención esa. ¿Quién le dijo que en él reside la soberanía popular?
Definitivamente todo este texto sin contenido es producto del enojo y de la estupidez. Quizás estoy en el fondo de la diarrea mental pues me llega un pensamiento final muy idiota, pero que me llama la atención: ¿Y si el Doctor Simi hubiera tenido bastantitos votos? Sé que es tonto y pueril (como yo), pero igual y eso hubiera demostrado que a la gente no le gusta comer mierda. ¿O si le gusta?

bienvenida

Algunos de ustedes ya me conocen. Y de ese grupo, muchos me recomendaron hacer un blog únicamente mio, y eso estoy haciendo. Ahora Debrayativa será de poemas de otros y aquí lo mío. Ojalá les guste.